Churrerías jurídicas.

Hace años, siendo fiscal sustituto en Zaragoza, coincidí con el juicio de divorcio de quien hoy es titular de un gran despacho jurídico, de los primeros de España, de esos que se anuncian en televisión, etc.

Y a pesar de ser su primer juicio como abogado, no lo hizo mal, la verdad, y así se lo dije, si bien es cierto que el buen hacer, la categoría jurídica y personal y la profunda humanidad de Magistrado don Luis Badia Gil, qepd, ayudó en mucho a que la vista llegara a buen puerto.

¡Qué jueces teníamos entonces, y qué jueces, y sobre todo juezas, tenemos ahora, salvo alguna rara excepción!

Que gran verdad es el viejo adagio que el juez que sólo sabe derecho, ni derecho sabe…

Pues bien, a lo que íbamos, ese señor es ahora titular de un gran despacho jurídico, que gira en el tráfico más que jurídico mercantil, con su propio apellido. Y digo lo de mercantil porque esos despachos que captan a sus clientes por medio de publicidad en los grandes medios –gastando sumas millonarias en ello-, en mi opinión no son realmente despachos de abogados, sino compañías mercantiles.

Siempre he pensado que hay tres tipos de abogados: Continúa leyendo Churrerías jurídicas.