Manos Limpias denuncio a Carmen Forcadell y la ANC en 2014 ante la fiscalía general del estado, y no hicieron absolutamente nada.

El 24 de marzo de 2014, don Miguel Bernad Remón, en nombre y representación del Colectivo de Funcionarios Públicos MANOS LIMPIAS, presentó un escrito ante la Fiscalía General del Estado, denunciando a Carmen Forcadell, Presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, ANC, por los presuntos delitos de asociación ilícita, de provocación a la sedición y de malversación de caudales públicos.

La denuncia, que se extiende a lo largo y ancho de cuatro folios, a cuyo contenido exacto hemos tenido acceso, explica que la ANC tiene un objetivo primordial: la independencia de Cataluña, e integra dentro de su organización el colectivo “Mossos por la independencia”.

ANC juntamente con OMNIUM CULTURAL, organizan las referentes diadas, subvencionadas por la Generalidad.

Manos Limpias denunció tres hechos delictivos e ilegales: Continúa leyendo Manos Limpias denuncio a Carmen Forcadell y la ANC en 2014 ante la fiscalía general del estado, y no hicieron absolutamente nada.

Las dos varas de medir de la justicia española.

Dicen que la medida de la democracia es la existencia de un poder judicial independiente. Y digo poder judicial, no fiscalía, que no deja de ser un apéndice del poder ejecutivo, y desgraciadamente lo estamos viendo cada día más.

En España no tenemos un verdadero poder judicial, y es hora ya de decirlo, con toda claridad. El poder judicial está subordinado al poder ejecutivo, y los jueces independientes disfrutan de su independencia…, pero en juzgados unipersonales, donde las posibilidades de molestar son mínimas. Los ascensos se realizan por criterios ideológicos y/o afiliación a determinadas asociaciones judiciales –que son el brazo de los partidos políticos correspondientes-, y el Consejo General del Poder Judicial es una entelequia, que nos cuesta carísima de mantener, y cuyos miembros viven no ya como canónigos, sino como obispos (de los de antes), y representan a los partidos políticos que les han nombrado en la administración de justicia.

Por no hablar de los jueces por el cuarto turno, es decir “a dedo”, elegidos con criterios de amistad, afinidades políticas, etc., pero muy escasamente por méritos profesionales. Por supuesto que hay honrosas excepciones, pero hablo de la regla general. Continúa leyendo Las dos varas de medir de la justicia española.

Jueces y fiscales que producen vergüenza ajena.

El pasado viernes, día 27, se produjo un golpe de estado en Cataluña, en principio incruento, pero victorioso.

70 diputados cobardes, amparándose en el anonimato, proclamaron la “república catalana” (el parlamento tiene 135 miembros).

Esta votación se produjo al mediodía, pero los jueces y fiscales no podían ocuparse, y mucho menos preocuparse, de lo que era un clamor general: la necesidad de que el Estado de Derecho afrontase la situación.

Los magistrados del tribunal supremo, tribunales superiores de justicia, audiencia nacional, fiscales de la fiscalía general, etc., no trabajan el fin de semana, ni que se hunda el mundo.

Da igual que haya un golpe de estado, y que Cataluña pueda ser durante tres días, como mínimo, “la república de su casa”. Eso es lo de menos. Lo primero es lo primero… Continúa leyendo Jueces y fiscales que producen vergüenza ajena.

Dos graves errores en la aplicación del artículo 155 de la Constitución a Cataluña.

Acabo de oír la intervención del señor presidente del gobierno de España, o lo que queda de ella, y así, en caliente (que es como no debe escribirse), debo decir tres cosas:

  1. Que este Rajoy, con carácter y decisión, me gusta más que el Rajoy pasmado al que por desgracia estábamos acostumbrados los españoles.
  2. Que creo ha cometido un grave error al convocar las elecciones tan rápidamente, pues las aguas están muy calientes, los separatistas han aprovechado toda esta situación para hacer proselitismo, a base de medias verdades (que son peor que las mentiras), y es posible que hasta puedan obtener más apoyo ciudadano, con lo cual no solo se solucionaría el problema, sino que se agravaría…
  3. Creo un grave error no disolver el cuerpo de mozos de escuadra, e integrarlos en la guardia civil (zonas rurales) y en la policía nacional (ciudades). Y ello por varias razones:

Continúa leyendo Dos graves errores en la aplicación del artículo 155 de la Constitución a Cataluña.

Un estado de derecho no negocia con delincuentes.

Ningún Estado serio del mundo negocia nada con los delincuentes. Simplemente se les aplica el código penal vigente, y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado proceden a su detención y puesta  disposición judicial, y esa Autoridad Judicial es quien decreta si van a prisión preventiva o pueden permanecer en libertad provisional, con o sin fianza, y siempre a resultas del procedimiento penal incoado contra ellos.

Así sucede en todos los países civilizados, y que se rigen por el Derecho.

La legislación prevé, en el caso de los funcionarios públicos, la suspensión provisional de funciones, que lleva aparejada la suspensión de empleo y sueldo.

Pareced evidente que la misma previsión debe existir en el caso de los cargos públicos, es decir, políticos, que hayan sido cogidos con las manos en la aja, hayan incumplido sus obligaciones o pasen de todo, dedicándose a fumar puros y leer El Marca en su despacho oficial, repantingados en su sillón, y con los pies encima de la mesa, mientras España entera se desmorona… Continúa leyendo Un estado de derecho no negocia con delincuentes.

Rajoy no es prudente, sino cobarde.

Ayer asistí, como millones de españoles, a la declaración televisada de la independencia de Cataluña, por parte de Puigdemont, ese delincuente político y económico, que a estas horas ya debería estar en prisión, o por lo menos en los calabozos policiales, pendiente del pase a disposición judicial, en su caso.

Pero nada de esto ha sucedido. España está en estado de deshecho, en franca descomposición, y todo el mundo mira para otro lado, con tal de no hacer nada.

La sala de gobierno del TSJ Cataluña efectúa una declaración institucional, diciendo que ellos están con la Constitución y con las leyes…, pero no hacen nada.

Tres asociaciones de fiscales, creo que todas las existentes, a excepción de una asociación de fiscales y jueces sustitutos, a los que lo único que les preocupa son sus trabajos precarios, han dicho que ha habido un golpe de estado, pero nadie se anima a interponer la querella correspondiente… ¡Supongo esperarán órdenes¡

Y quien tiene que dar las instrucciones, el fiscal general, está a su vez a las órdenes del ministro de justicia, que solo hará lo que le diga Rajoy. Continúa leyendo Rajoy no es prudente, sino cobarde.

El Rey ni está ni se le espera…

Ayer habló el presidente de la república española, digo el presidente del gobierno, pues España todavía no es una república, pero todo se andará.

Cumplió con lo que se espera de él: más bien poco. Amagó con hacer algo, pero al final no va a hacer nada, como siempre. Se limita a echar balones quiera, y que sea el Tribunal Constitucional (que ni es un tribunal ni está formado por jueces), sino que está formado por comisarios de los principales partidos políticos, quien se moje el culo, que Rajoy es gallego, y nunca sabemos si va o viene.

Pero estuvo bien, para lo poco que todos esperamos de él, más bien nada, o casi nada.

El señor Rajoy no es el presidente de la república, por lo menos por ahora. La candidata es la vice enana, que tiene grandes ínfulas, como suele suceder con las personas de poca talla, no sé por qué. Continúa leyendo El Rey ni está ni se le espera…

El esperpento catalán.

Llevo dos días descentrado, cabreado, inquieto, preocupado… No sé qué me pasa, pero creo que los síntomas son claros y evidentes: me duele España.

La situación es realmente esperpéntica. El penoso espectáculo del “parlamento” catalán nos sitúa a la altura de Venezuela o Guinea Ecuatorial, y muy cerca de Taiwán, donde las sesiones terminan frecuentemente a hostia limpia…

La prepotencia, engreimiento, e ignorancia de la todavía presidenta, es de juzgado de guardia, y espero que pronto tenga que dar explicaciones como investigada.

Pero lo que más me molesta es el adormecimiento de la sociedad civil catalana, si es que en Cataluña todavía queda algo de sociedad civil… La gente pasa de todo, y por lo visto solo le preocupa llegar a final de mes, y poder pagar los próximos vencimientos de esas tarjetas de crédito de las que la mayoría hemos tirado tan alegremente estos meses de verano.

Pero los árboles no nos dejan ver el bosque. Y el bosque está en llamas, la convivencia ha saltado hecha pedazos, y las familias están divididas, totalmente divididas.

Hace poco me decía una primera hermana en una boda, aprovechando que estaba un poco “contenta”, que en su familia eran todos separatistas…, y al ponerle yo mala cara, y decirle que me parecía una barbaridad, me dijo que no me preocupa, que seguiríamos siendo primos. ¡Pues menos mal, pensé! Y me soltó la letanía del victimismo, que España nos roba, que los catalanes pagamos más impuestos de lo que recibimos, que no necesitamos a España para nada (el ochenta por ciento de los productos catalanes se venden en el resto de España), etc.

¿Quiénes son los culpables o corresponsables de esta situación? Pues hay varios: Continúa leyendo El esperpento catalán.

España, una democracia aparente.

Llamamos democracia a aquel sistema político en el que el gobierno se realiza por representantes elegidos por el pueblo. Es decir una forma de gobierno en el que la soberanía reside en el pueblo, y los políticos son meros mandatarios, que actúan en nombre y representación de sus electores, el pueblo soberano.

¿España es una democracia? Parece evidente que no. Los políticos constituyen una clase aparte, una casta de intocables, absolutamente profesionalizados, que hacen de la política su única ocupación, y que van saltando de cargo en cargo, hasta la jubilación, como cualquier otro trabajador. Y, para más inri, muchos de ellos nunca han ejercido profesión u oficio que no sea la política, por lo que tienen un desconocimiento, total y absoluto, de la realidad social.

Por no hablar de la escasa preparación intelectual y académica de una buena parte de nuestra clase política, que es inferior a la de cualquier demandante de empleo en el Inem, pese a lo cual se les nombra ministros o consejeros de estado, sin rubor alguno por parte de quien les nombra. Continúa leyendo España, una democracia aparente.

Pensiones para ex altos cargos.

En esta etapa de crisis económica brutal en que estamos sumidos -más bien ciclo, por lo que se supone durará-, no deja de ser llamativo que los ex ministros y secretarios de estado del anterior gobierno simultaneen el cobro de sus salarios como diputados, senadores, diputados autonómicos, o incluso el trabajo en la empresa privada, en algunos casos, con el cobro de la indemnización por haber ocupado altos cargos.

Parece que la ley de incompatibilidades no contempla estos casos, pues sólo prevé la situación de los funcionarios públicos, no de los dirigentes políticos, de los ex altos cargos, por decirlo claramente.

Es sangrante que cuando hay un millón y medio de familias sin ingreso alguno, y más de cinco millones de parados, un buen número de ex altos cargos estén cobrando más de diez mil euros mensuales, por término medio, al simultanear dos ingresos públicos. Continúa leyendo Pensiones para ex altos cargos.