España, una democracia aparente.

Llamamos democracia a aquel sistema político en el que el gobierno se realiza por representantes elegidos por el pueblo. Es decir una forma de gobierno en el que la soberanía reside en el pueblo, y los políticos son meros mandatarios, que actúan en nombre y representación de sus electores, el pueblo soberano.

¿España es una democracia? Parece evidente que no. Los políticos constituyen una clase aparte, una casta de intocables, absolutamente profesionalizados, que hacen de la política su única ocupación, y que van saltando de cargo en cargo, hasta la jubilación, como cualquier otro trabajador. Y, para más inri, muchos de ellos nunca han ejercido profesión u oficio que no sea la política, por lo que tienen un desconocimiento, total y absoluto, de la realidad social.

Por no hablar de la escasa preparación intelectual y académica de una buena parte de nuestra clase política, que es inferior a la de cualquier demandante de empleo en el Inem, pese a lo cual se les nombra ministros o consejeros de estado, sin rubor alguno por parte de quien les nombra. Continúa leyendo España, una democracia aparente.

La justicia de Juana.

Estos días las feministas han encontrado un nuevo filón con el que atacar a sus enemigos naturales, los varones, y seguir destruyendo familias, sumiendo en la infelicidad a los hijos de esos matrimonios, y a toda clase de trastornos psicológicos y mentales, presentes y futuros: el caso de doña Juana Rivas.

Evidentemente, desconozco los pormenores procesales del asunto, pues toda la información que poseo es por la prensa: una juez decreta que la madre tiene que entregar los hijos al padre, no sé si temporal o definitivamente, padre que lleva años sin verlos, dicho sea de paso.

La madre dice que de eso nada, que por sus ovarios no va a hacer ni puto caso de la resolución judicial firme, dictada por una juez, repito, y en un procedimiento en el que ella habrá comparecido, supongo, y hecho valer sus argumentos y alegaciones, presentado pruebas, etc. Es decir, de forma pública y contradictoria, con todas las garantías de la ley.

Pero claro, esa ley y esa resolución judicial firme, repito, no me satisface, pues no me da la razón, y por lo tanto haré lo que me dé la gana… En primer lugar, la voy a incumplir, de forma clara y terminante. Y no solo eso, sino que lo digo públicamente, que me paso por el c… la resolución judicial, y escondo a mis hijos, y a mí misma, para evitar tener que ejecutar la resolución judicial, firme, repito, pues no me satisface en absoluto. Continúa leyendo La justicia de Juana.

Los jefes de prensa de los tribunales superiores de justicia.

A finales del 2004, o principios del 2005, andaba yo de fiscal sustituto por Teruel (sí, Teruel existe, aunque a veces lo dudo), o de secretario de la citada Audiencia Provincial (Teruel también  tiene una Audiencia, aunque parezca mentira), cuando llegó a mis manos un escrito del CGPJ, de solo un folio, diciendo que se había abierto un plazo para presentar candidaturas a jefes de prensa de todos los Tribunales Superiores de Justicia de España, a excepción de Madrid y Barcelona, creo recordar, que ya los tenían nombrados.

Como estaba al borde del cese, por reincorporación del secretario titular, y/o llegada de un nuevo fiscal de carrera (no recuerdo con certeza en cuál de los dos destinos estaba), y los requisitos que se pedían eran de risa, envié el curriculum solicitado al CGPJ, en la seguridad –uno ya tenía sus años- de que era poco menos que perder el tiempo, pues la convocatoria era tan etérea que podían nombrar hasta a su propia mujer… (Creo que hubo algún caso).

Ni siquiera se pedía ser licenciado en ciencias de la información, creo recordar, aunque sí la posesión de una licenciatura universitaria, y experiencia en medios de comunicación social, en redactar escritos, entender el lenguaje y la terminología jurídica, etc.

Estaba claro que querían nombrar libremente a quien les diese la gana, pero eso sí, simulando que se trataba de un concurso público, con todas las de la ley. Continúa leyendo Los jefes de prensa de los tribunales superiores de justicia.

Avalanchas de cientos de miles de demandas amenazan colapsar la jurisdicción civil.

La existencia de varias “churrerías jurídicas” en nuestro país y el continuo latrocinio a que la banca nos somete a todos, así como los precedentes judiciales de varias sentencias en favor de los consumidores, nos indican que los juzgados civiles de toda España van a recibir en breve varios cientos de miles de demandas, que amenazan con colapsar la ya de por sí saturada jurisdicción civil.

Lo primero que me sorprende, y creo que a todos, es que la jurisprudencia en favor de los consumidores –o más bien “consumidos”– haya venido no de nuestro sistema jurisdiccional, sino del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, si bien es cierto que a instancia de algunos juzgados y tribunales españoles…

Sea como fuere, lo que está fuera de toda duda es que los españoles –y extranjeros resientes– estamos sufriendo numerosos abusos de los bancos y las antiguas cajas de ahorros, ahora reconvertidas en bancos, quienes siempre han contado con la sin par colaboración de dos clases de funcionarios públicos, muy peculiares, pues cobran por arancel, los notarios y los registradores de la propiedad, quienes nunca han puesto tacha alguna a cualquier cláusula abusiva de un contrato… ¡Una forma muy curiosa de “interpretar” su defensa de la legalidad, del interés público tutelado por la ley, y, sobre todo, los derechos de los consumidores! Continúa leyendo Avalanchas de cientos de miles de demandas amenazan colapsar la jurisdicción civil.

Churrerías jurídicas.

Hace años, siendo fiscal sustituto en Zaragoza, coincidí con el juicio de divorcio de quien hoy es titular de un gran despacho jurídico, de los primeros de España, de esos que se anuncian en televisión, etc.

Y a pesar de ser su primer juicio como abogado, no lo hizo mal, la verdad, y así se lo dije, si bien es cierto que el buen hacer, la categoría jurídica y personal y la profunda humanidad de Magistrado don Luis Badia Gil, qepd, ayudó en mucho a que la vista llegara a buen puerto.

¡Qué jueces teníamos entonces, y qué jueces, y sobre todo juezas, tenemos ahora, salvo alguna rara excepción!

Que gran verdad es el viejo adagio que el juez que sólo sabe derecho, ni derecho sabe…

Pues bien, a lo que íbamos, ese señor es ahora titular de un gran despacho jurídico, que gira en el tráfico más que jurídico mercantil, con su propio apellido. Y digo lo de mercantil porque esos despachos que captan a sus clientes por medio de publicidad en los grandes medios –gastando sumas millonarias en ello-, en mi opinión no son realmente despachos de abogados, sino compañías mercantiles.

Siempre he pensado que hay tres tipos de abogados: Continúa leyendo Churrerías jurídicas.

La presencia de fotógrafos en los juicios penales.

Después de la aprobación de la Constitución y la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1980, comenzó a permitirse la presencia de fotógrafos en los juicios, un mundo que siempre había sido hermético a la publicidad, salvo algunos jueces estrella, que al final acabaron estrellados.

Se entendía que la justicia debe de ser pública, y que la mejor forma sería permitiendo la mayor publicidad posible a los juicios, para que la población se enterase de los mismos.

El CGPJ dictó algún Acuerdo sobre el particular, que ahora no tengo a la vista, pero que, en síntesis, consideraba que era bueno que los ciudadanos se enteraran de a quién se juzgaba, y por qué.

Se crearon unos gabinetes de prensa o comunicación social en cada uno de los Tribunales Superiores de Justicia, de la misma forma que el propio CGPJ creó también su propio gabinete de información, situando a su frente a avezados profesionales…, aunque no siempre, y a este asunto dedicaré un próximo artículo.

Recientemente asistí a un juicio penal en la Audiencia Provincial de Zaragoza, donde el pobre acusado fue reiteradamente fotografiado –más bien crucificado- por un avezado fotógrafo, al que alguien le abrió la puerta de la sala de vistas, antes de comenzar la vista propiamente dicha. Continúa leyendo La presencia de fotógrafos en los juicios penales.

El rey dice que carece de legitimidad para ocupar el trono, pero no renuncia a él.

Ayer me quedé estupefacto cuando oí al rey actual decir que el régimen de Franco era una dictadura, y que no tenía legitimación alguna para ocupar el poder…, haciendo suya la “interpretación” de la historia del rojerío campante.

De ser consecuente con esa afirmación, debería haber ido un poco más allá, y presentar, sin solución de continuidad, su renuncia a la Corona, pues es evidente que la Jefatura del Estado, que ha heredado de su padre, don Juan Carlos I, en extrañas circunstancias, dicho sea de paso, emana precisamente de esa legitimidad franquista a la que hace ascos.
Lo contrario es ser un progre de salón, monárquico en la intimidad, pero republicano en familia, y no vamos a traer ahora al pairo las veleidades republicanas de su todavía esposa, que también.
Una monarquía que se aleja cada día más del pueblo, dadas las extravagancias de su cónyuge, y el poco contenido intelectual del monarca, que vive totalmente aislado, y que prescinde de los grupos sociales que le podrían apoyar (la Iglesia, el Ejército, y las personas decentes, que somos la mayoría), va cavando, poco a poco, su propia fosa.
¡Lo que realmente me extraña es que no salgan a celebrar el “día del orgullo gay”, para que el populacho sepa que son tan horteras como ellos… Continúa leyendo El rey dice que carece de legitimidad para ocupar el trono, pero no renuncia a él.

Chapuzas Belloch.

Hace unos días se publicó que la Audiencia Provincial de Tarragona había condenado a doña Mari Cruz Soriano, la esposa de don Juan Alberto Belloch Julbe, ex biministro de justicia e interior, senador y Alcalde de Zaragoza, actualmente magistrado de la audiencia provincial de Zaragoza, por un delito contra el medio ambiente, al haber construido un chalet en Tarragona, en una zona donde estaba prohibido hacerlo.

Supongo que la sentencia será recurrida ante el Tribunal Supremo, por lo que no ha adquirido firmeza, y por la tanto la presunción de inocencia sigue existiendo.

Según Heraldo, ese diario que ojeo en los bares, tomando café, es decir, a bote pronto, el chalet había sido escriturado a nombre de una hija de la pianista…, aunque supongo que, a la hora de la verdad, la madre preferiría arrogar las consecuencias legales para librar a su hija, con toda una vida por delante, de una previsible condena penal. Es algo que le dignifica como madre, e incluso como esposa, pues el señor Belloch al parecer no ha tenido nada que ver con el asunto. Continúa leyendo Chapuzas Belloch.

Falsos editores.

Desde mi particular punto de vista, hay tres clases de editores:

1.    El editor de verdad, especie humana extinguida, o por lo menos en vías de extinción, y que es la que recoge la acepción tercera del Diccionario de la Real Academia Española: “Persona que publica por medio de la imprenta u otro procedimiento una obra, ajena por lo regular…, multiplicando sus ejemplares”.

Es decir, es un tipo de empresa en la que se asume un riesgo económico al editor libros, propios o ajenos, aunque lo más normal es que sean ajenos.

Aunque también existe la figura del autor-editor, que publica básicamente sus propios libros. Yo soy uno de ellos, a través de Grau Editores (aprovecho para hacer publicidad gratuita de mis libros libros). Por cierto, me ofrezco también para editar libros de terceros, siempre que valgan la pena.

2.    La concepción anglosajona del editor, como la persona que recopila unos determinados textos, para reelaborar, estructurar, etc., una obra, generalmente de una o varias personas ajenas. Posiblemente a este tipo de editor responde la acepción cuarta: “Persona que edita o adapta un texto”. Continúa leyendo Falsos editores.

La legislación laboral española persigue la creación de empleo.

Tengo un buen amigo y ex alumno, graduado social, cuyo nombre no voy a citar porque le molesta (por lo visto no le gusta la publicidad gratuita), que me dice a todas horas que está “hasta los huevos” –y perdón por la expresión-, de Hacienda, de la Seguridad Social, del INEM, del INAEM y de toda su familia…

Su tesis es, y creo no le falta razón, que por lo menos la mitad de los funcionarios de esos organismos sobran, pues hoy en día todo hay que hacerlo informáticamente, y ni siquiera te atienden cuando vas allí, salvo que hayas pedido día y hora, como el que va al médico.

También le molesta mucho que a los profesionales, graduados sociales, gestores administrativos, abogados, etc., se les trate exactamente igual que a cualquier ciudadano, sin reconocer su condición de profesionales, y que su tiempo vale dinero, y por lo tanto cuanto más vueltas tengan que dar, o más impedimentos se les ponga, más dinero les acabará costando a sus clientes –y contribuyentes- los honorarios correspondientes. Continúa leyendo La legislación laboral española persigue la creación de empleo.