Los anticlericales de Zaragoza.

Confieso que soy católico…, y pecador, como la mayoría de los católicos. Pero eso no empece para que pueda dar mi opinión con la mayor objetividad posible, teniendo en cuenta que todas las opiniones son siempre subjetivas.

Se está hablando mucho en Zaragoza, y por ende en toda España, de la pretensión del Ayuntamiento de Zaragoza de litigar por la propiedad de las dos Catedrales de la ciudad, El Pilar y La Seo, aunque yo sostengo la tesis de que la Iglesia de San Pablo merecería ser la tercera Catedral de la ciudad. ¡Lástima de esos edificios que le adosaron, y que impiden que pueda verse en su conjunto, como un monumento singular…!

Decía un ilustre pensador, cuyo nombre ahora no recuerdo, que en España más que ateos lo que había eran anticlericales, es decir personas totalmente opuestas a la Iglesia Católica, “por principios”, y enemigos declarados de los curas y monjas, de la enseñanza en colegios religiosos, de las procesiones de Semana Santa en las vías públicas, etc. Continúa leyendo Los anticlericales de Zaragoza.

La responsabilidad del juez y del fiscal en el caso de la familia Pujol.

El juez instructor de la Audiencia Nacional ayer adoptó la decisión de ingresar en prisión provisional, comunicada y sin fianza, del primogénito de la nada honorable familia Pujol. Se le acusa, entre otras muchas cosas, de sustraer 30 millones de euros, situándolos en el extranjero, a “salvo” de la administración de justicia española.

Se le ingresa en prisión para evitar que siga ocultando el dinero “familiar”, procedente de numerosos delitos, y entorpeciendo la acción de la “justicia”.

Justicia que en este caso viaja a lomos de una tortuga: nada menos que tres años ha tardado el juez en adoptar esta decisión, si bien es cierto que no podía hacerlo salvo petición expresa del fiscal, del abogado del estado personado en la causa, o de alguna de las acusaciones populares que puedan existir… Continúa leyendo La responsabilidad del juez y del fiscal en el caso de la familia Pujol.

La “jurisprudencia” del promotor de la acción disciplinaria del CGPJ.

Hay una jurisprudencia que interesa, y mucho, a los jueces, y es la que emana del Promotor de la Acción Disciplinaria.

En realidad no deberíamos hablar de jurisprudencia, pues como todos sabemos es la que emana del Tribunal Supremo, sino más bien de “criterios” del citado Promotor, hacia el cual debo expresar, en primer lugar, mi máximo respeto, pues creo pesa sobre sus hombros una carga muy grande, posiblemente excesiva.

El año pasado acudí en tres ocasiones al Promotor, y no precisamente para felicitar a ningún juez, y debo reconocer que los tres asuntos están ya resueltos, con un resultado siempre favorable al poder judicial, que ha ganado por goleada: 3 a 0.

Es decir, siempre ha considerado que no había que expedientar a nadie, y que la jueza en cuestión, doblemente denunciada, y una sección civil de una determinada audiencia provincial, habían actuado correctamente, y no procedía por tanto abrir expediente disciplinario alguno. Continúa leyendo La “jurisprudencia” del promotor de la acción disciplinaria del CGPJ.

Sentencias como churros.

La mayoría de las personas que peinamos canas seguramente pensamos que la Justicia va de mal en peor. Y seguramente no estamos equivocados.

Es verdad que las personas mayores siempre creen ser el centro del mundo, y que sin ellas se derrumbará todo, cuándo la verdad es que todos somos precisos, pero nadie es imprescindible, en términos generales, y salvo alguna excepción, pues hay gente que no son ni precisos ni necesarios.

Pero lo que es cierto es que en los últimos años, y “gracias” a las bases de datos, a la informática judicial, etc., ya no quedan jueces sastres, que hacen el “traje” a medida del pleito correspondiente, sino que lo que abundan son los jueces pret a porter, que te endiñan la primera sentencia similar que encuentran en cualquier sitio, y se quedan tan satisfechos de su “ciencia” jurídica. Continúa leyendo Sentencias como churros.

La acusación popular “molesta” a los partidos políticos.

El derecho penal español contempla la existencia de hasta cuatro posibles acusaciones: la pública, encomendada al Ministerio Fiscal, la privada, a las víctimas del delito, la popular, a entidades que defiendan los intereses públicos, pero sin ser directamente perjudicadas por el delito, y la privada, meramente residual, únicamente para los delitos de injurias y calumnias, en los que no interviene la Fiscalía.

Es decir, que no andamos escasos de acusaciones, por lo menos sobre el papel, que ya sabemos que el papel lo aguanta todo, aunque en la práctica únicamente acusa el fiscal, y en muchas ocasiones el abogado de los perjudicados, como acusación particular.

El artículo 125 de la Constitución articula tres formas de participación de los ciudadanos en la Administración de Justicia, mediante “la institución del Jurado, en la forma y con respecto a aquellos procesos penales que la ley determine”, “así como en los Tribunales consuetudinarios y tradicionales” (que yo recuerde, y a bote pronto, únicamente el Tribunal de las Aguas de Valencia), y, lo que es más importante: “Los ciudadanos podrán ejercer la acción popular”. Continúa leyendo La acusación popular “molesta” a los partidos políticos.

Imputado e investigado son sinónimos, pero acusado no.

A propósito de la polémica en relación con la imputación del Presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia, quisiera hacer algunas precisiones jurídicas o lexicológicas, que no es lo mismo, pero en este caso parece que sí.

En primer lugar diré que desconozco que formación tiene el presidente de Murcia, en el supuesto de que tenga alguna… Pero su comentario de días pasados en el sentido de que dimitiría cuando hubiera una “imputación formal” contra él, chirría por todas partes.

La palabra imputado ha desaparerizo de la legislación procesal penal, y por consiguiente de la práctica judicial. Ahora se le llama investigado, pero para el caso es lo mismo. Es la persona que tiene que dar cuenta de sus actos ante la justicia, con el acompañamiento coreográfico de un fiscal, y a veces ni eso, que la mayoría son de mesa camilla… Continúa leyendo Imputado e investigado son sinónimos, pero acusado no.