La sentencia del caso Nóos: Demagogia, populismo e injusticia.

Tenía la vana esperanza de pensar que hoy iban a cambiar un poco las cosas, y que se impondría el Derecho sobre el estado de desecho en el que vivimos, pero no ha sido así.

Como soy pesimista, la verdad es que me temía, más o menos, lo que ha sucedido.

Una sentencia extremadamente benigna para el “Duque empal-mado” (le sale un año de prisión por cada millón mangado), más dura con su ex socio, que no tiene quien le proteja, y totalmente absolutoria, faltaría más, para la ex Duquesa pero todavía Infanta de España, la ciudadana Cristina de Borbón y Grecia (omito cualquier tratamiento, pues a estas alturas, no creo que los merezca).

Y, por supuesto, hay que guardar las formas, se absuelve también a la esposa del otro socio, más que nada por el que dirán… Continúa leyendo La sentencia del caso Nóos: Demagogia, populismo e injusticia.

Jueces que recortan los derechos de los ciudadanos.

La Constitución vigente consagra el principio democrático de separación de poderes, estableciendo la existencia de un denominado “Poder Judicial”, en sus arts. 117 a 127, aunque luego le rebaja la categoría a una simple “Administración de Justicia”, que es lo que es, en la práctica.

Al estar ese supuesto Poder Judicial intervenido y controlado por los partidos políticos, a través de la “colonización” de su máximo órgano de gobierno, el Consejo General del Poder Judicial, una Fiscalía a las órdenes del Ministerio de Justicia, y una “Administración de la Administración de Justicia”, es decir, los medios personales y materiales en los niveles administrativos, en manos de las autonomías, en la práctica la proclama constitucional se ha quedado en nada.

A ello contribuye también la extracción social de los jueces y fiscales, procedentes en su mayor parte de la clase media, con una particular visión de la justicia y de la realidad social, que no se acomoda muchas veces con el sentir popular y social.

Y no preconizo, ni mucho menos, un “uso alternativo del Derecho”, pero sí una aplicación con arreglo a la realidad social, tal y como pregona el Título Preliminar del Código Civil, creo recordar: “Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas”. Continúa leyendo Jueces que recortan los derechos de los ciudadanos.

Las dos Españas.

Creo que fue don Antonio Machado quien dijo aquello de “españolito que vienes al mundo, una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Corríjanme si me equivoco, pues escribo de oídas, que ya se sabe que la cultura es el rescoldo que queda de lo que se sabía…, después de haberlo olvidado.

Pues bien, a lo que íbamos: hoy en día, y desde hace años, hay dos Españas en España. La España oficial, del todo va bien, la economía prospera, la macroeconomía va a mejor, el desempleo se reduce –dentro de cien años, todos calvos-, etc., y la España real, que basta con salir a la calle, escuchar las conversaciones ajenas, acudir a bares, preferiblemente de barrios, o a una oficina del INEM, y encontrarse con la triste y cruda realidad: las cosas no son como nos las cuentan, ni mucho menos.

Los medios de comunicación social, la mayoría de ellos (y este diario es una honrosa excepción), se dedican a hacer de botafumeiros del partido en el poder, o mejor dicho, de los partidos en el poder, pues hay un tripartito rampante que nos mal gobierna: el PPPSOE (o el PSOEPP), con el acompañamiento coreográfico de Alberto Rivera y su alegre muchachada… Continúa leyendo Las dos Españas.

Un Consejo de Estado digno de tal nombre.

Hace varios años publiqué en varios diarios digitales un artículo titulado “Calidad en el Consejo de Estado”, criticando la incorporación al mismo de Zapatero, Rodríguez Ibarra, Teresa Fernández de la Vega y otros ilustres ignorantes jurídicos…

Lo he buscado en internet pero no lo encuentro. Supongo que habrá sido borrado o desplazado por otros artículos más recientes. De cualquier forma está publicado en uno de mis libros, y si alguien quiere verlo –por casualidad-, con gusto le daré la referencia correspondiente.

Viene esto a cuento del reciente dictamen del Consejo de Estado, máximo órgano consultivo de España, donde, como no podía ser menos, pone los puntos sobre las íes de la responsabilidad, política y administrativa, del Ministerio de Defensa sobre la contratación de unos aviones desahuciados para transportar a nuestros militares destinados a misiones internacionales, con un grave riesgo para sus vidas, como por desgracia sucedió. Continúa leyendo Un Consejo de Estado digno de tal nombre.