Soy súbdito pero quiero ser ciudadano (a propósito de las cortes de Aragón).

Soy aragonés, y como decía Costa, dos veces español, por aragonés.

Contribuyo a la Hacienda Pública, nacional y regional, en la medida de mis posibilidades, y por lo tanto creo que tengo “derecho” a que no se malgaste o dilapide el dinero de mis impuestos, y mucho menos se apropien indebidamente de él unos listos que se llaman políticos, y que la mayoría no saben hacer ni una o con un canuto.

Pero no es así. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección Segunda  (Recurso  246/2015), me acaba de recordar por Auto de 24 de junio de 2016, Ponente don Eugenio Ángel Esteras Iguácel, lo que ya me temía: que no soy nadie para impugnar en qué se gasta mi dinero, y que lo que tengo que hacer es pagar y callar, con la sonrisa en la boca.

En otras palabras, que soy un súbdito y contribuyente, un simple vasallo, pero no un ciudadano, con deberes, con muchos deberes, pero también con derechos…

Continúa leyendo Soy súbdito pero quiero ser ciudadano (a propósito de las cortes de Aragón).

Necesitamos un estatuto jurídico del denunciante.

Que somos uno de los países más corruptos de la vieja Europa, es algo fuera de toda duda.

Y que aquí se persigue más a los denunciantes que a los corruptos, también.

Si tienen ustedes alguna duda, pregúnteles a los cinco denunciantes del gigantesco latrocinio del dinero público en la empresa Acuamed, todos y cada uno de los cuales han sido despedidos, mientras que, casualmente, se readmite en la firma a todos los corruptos que han pasado unos meses en prisión…, como si aquí no pasara nada.

¿A qué se debe este curioso fenómeno, muy “Marca España”…? Pues, posiblemente, a la inexistencia de un estatuto jurídico del denunciante, que le proteja frente a cualquier represalia, precisamente por cumplir con sus deberes cívicos e incluso funcionariales o laborales: denunciar la corrupción.

Continúa leyendo Necesitamos un estatuto jurídico del denunciante.

Matrimonio Legal e Ilegal ¿Qué son?

Se conoce al matrimonio como una institución social y religiosa que vincula y conecta a dos personas naturales por medio de disposiciones jurídicas o religiosas, así como por la vía de los usos y costumbres.

Por su extensión y conceptualizados entre todo tipo de sociedades y culturas, esta institución  social es capaz de legitimar la filiación de los hijos, adoptados o procreados, y el sistema parentesco.

Al largo de la historia, esta institución social conocida como matrimonio a determinado,  fuerte y arraigadamente, acuerdos entre dinastías, casas feudales e incluso acuerdos entre familias, bien por imagen o por beneficios personales.

Hoy en día, hay algunas sociedades que esta creencia esta, prácticamente extinguida, pero son muchas etnias y culturas que vive esta conceptualización del matrimonio.

Existen muchos tipos de matrimonios, pero su base se fija en lo anteriormente comentado.

A continuación comentaremos los diferentes tipos de matrimonios que existen en la actualidad y que repercusiones tienen a sus efectos.

Continúa leyendo Matrimonio Legal e Ilegal ¿Qué son?