Don Miguel Bernad sufre prisión provisional desde hace tres meses, sin haber sido juzgado ni condenado.

Creo fue Churchill quien dijo que la diferencia entre una democracia y una dictadura era que en democracia cuándo llamaban a tu puerta a las seis de la mañana, era el lechero, mientras que en dictadura era la policía…

Algo así debió de pensar don Miguel Bernad Remón cuando a primera hora del viernes 15 de abril de 2016 la policía llamó a su casa y se lo llevó detenido, para registrar la sede del Sindicato MANOS LIMPIAS, y posteriormente su propio domicilio.

Y en lugar de llevarle ese mismo día a presencia judicial, para decretar su puesta en libertad o ingreso en prisión provisional, lo trasladaron a los nada cómodos calabozos, donde se estuvo “macerando” durante todo el fin de semana, mientras las televisiones adictas al régimen, que son casi todas, y los diarios botafumeiros gubernamentales, que son todos, se dedicaban a filtrar informaciones tendenciosas, sacadas de su contexto, etc., sobre MANOS LIMPIAS, explicando asimismo que este señor de 74 años, un probo y honrado funcionario jubilado, antiguo Letrado y Director de Personal del Ayuntamiento de Madrid, era un “peligroso delincuente”, integrante de una gran “organización criminal”. Continúa leyendo Don Miguel Bernad sufre prisión provisional desde hace tres meses, sin haber sido juzgado ni condenado.

Lección para jueces iletrados y periodistas informáticos.

Siempre me ha gustado enseñar al que no sabe, tal vez por deformación profesional, como profesor universitario que soy. Profesor segregado de la Universidad de Zaragoza, por cierto (gracias Badiola y Colectivo de gili progres).

Pero en los últimos tiempos, ya no doy abasto.

La estulticia está progresando a pasos agigantados, como consecuencia de la Lode, la Logse, la persecución de los profesores exigentes, y el deseo de los padres de que sus hijos “sean felices”, como si hubiéramos venido a la vida, precisamente, para ser felices, cuándo todo a nuestro alrededor son problemas sociales, económicos, laborales, etc.

Pero lo que no podía ni imaginar es que algunos jueces de lo civil, e incluso varios magistrados de una audiencia provincial tan reputada como la de Zaragoza, ignorasen completamente la Jurisprudencia del Tribunal Supremo, o, lo que es peor, dicten a sabiendas sentencias totalmente contrarias a dicha interpretación jurisprudencial.

Asunto que será objeto de denuncia ante el CGPJ en breve, faltaría más, pues nunca he aguantado que nadie me tome el pelo, entre otras razones porque cada día tengo menos, supongo que por razones de edad… Continúa leyendo Lección para jueces iletrados y periodistas informáticos.